El Departamento de Educación (DE), la Rama Judicial y el Municipio Autónomo de Caguas suscribió hoy acuerdos de colaboración para la implementación del programa Por la Juventud, un esfuerzo de la Rama Judicial para prevenir conductas de alto riesgo y promover el buen comportamiento y el desarrollo de habilidades sociales en los menores de edad.

“Este es un proyecto innovador para prevenir que nuestros jóvenes enfrenten conflictos con la ley mediante una intervención temprana y eficaz. Se trata de una forma nueva de hacer justicia, con un enfoque comunitario, en la que los jueces y juezas, junto a trabajadores sociales, participan como mentores al aconsejar, escuchar y acompañar a los menores en riesgo. Se convierten así en agentes de cambio que inspiran y motivan a la juventud a desarrollar el máximo de su potencial”, expresó la Jueza Presidenta Oronoz Rodríguez durante la firma de los acuerdos.

El programa tiene como objetivo que los menores participantes aumenten la asistencia a la escuela y mejoren sus problemas de conducta tanto en el escenario escolar como en su hogar, así como la relación con sus padres o encargados. Procura, además, adelantar la cohesión social comunitaria mediante un enfoque integral de prevención.

«Para el DE las alianzas son parte importante de nuestras gestiones; ellas nos permiten ampliar nuestros servicios y, de vez, impactar directamente a nuestros estudiantes y sus familias. Con proyectos como este, promovemos un mejor ambiente en las escuelas y en las familias, que son parte esencial en el desempeño de los alumnos», indicó, por su parte, el secretario interino de Educación, el doctor Eligio Hernández Pérez.

Mediante la firma del acuerdo de colaboración el Municipio de Caguas y el Departamento de Educación se comprometen a identificar menores entre las edades de 11 a 16 años que estén expuestos a factores de riesgo, a promover el programa Por la Juventud entre estos menores y sus padres, madres o encargados y coordinar las actividades individuales y grupales que se establezcan en los planes de prevención de conductas.

La Rama Judicial coordinará servicios, referidos y orientaciones para los jóvenes participantes con un enfoque psicológico-social que les encamine al mejoramiento de su conducta y desarrollo integral para minimizar su exposición a conductas de riesgo. El Programa contempla la intervención de un juez o una jueza como mentor o mentora de los menores participantes. Contará, además, con profesionales de trabajo social de la Rama Judicial responsables de elaborar y recomendar un plan de prevención particularizado para cada menor.

Algunas de las conductas de riesgo que se busca atender son los problemas de conducta en el hogar o la escuela, fracaso en asignaturas, ausentismo escolar, uso de alcohol, participación en gangas y acoso en el ambiente escolar.