La nueva política de justicia social entrará en vigor el próximo año escolar

(San Juan) – El secretario del Departamento de Educación (DE), Eligio Hernández Pérez, anunció este domingo que para el próximo año escolar 2020-2021, el sistema público de enseñanza adoptará una nueva política pública de uniformes escolares que minimizará los costos y propone piezas de ropas que pueden ser reutilizables.

El nuevo uniforme escolar será camiseta (t-shirt, polo o camisa de botones manga corta) de color entero, pantalón largo o corto, nivel rodilla, o falda a la rodilla de color entero y calzado cerrado. Hernández Pérez indicó, además, que se pueden utilizar pantalones estilos sudaderas. Los nuevos uniformes no llevarán el logo de la escuela y la adquisición de estos será al libre comercio.

“Se trata de una política pública de justicia social basado en datos que demuestran que la mayoría de los niños menores de 18 años viven bajo el nivel de pobreza. Queremos uniformes que no representen gastos excesivos y que sean cómodos para nuestros estudiantes, quienes tendrán la opción de vestir pantalón largo o corto, t-shirts o polos color entero. Son piezas de ropa que bien se pueden volver a utilizar si hay algún cambio de escuela”, destacó el titular.

La política pública de uniformes, establecida en la Carta Circular Núm. 8 2019-2020, dispone que el cambio debe realizarse cumpliendo con un procedimiento en el cual se incluye a toda la comunidad escolar que, mediante votación abierta, escogerá el modelo de uniforme que entrará en vigor para el próximo año académico. No se podrán exigir marcas ni promocionar comercios.

Las escuelas reunirán a los padres y estudiantes para que todos sean partícipes del cambio; en el documento, se recomienda excusar a las clases graduandas y los clubes escolares, quienes podrán determinar su uniforme.

El secretario añadió que continuarán las prohibiciones como de costumbre al uso de camisillas, accesorios excesivos visibles como pantallas alusivas a sexo, drogas y armas, sombreros, boinas, cadenas, gafas de sol y gorras. Se harán excepciones según los casos que se presenten y por razón de salud, religión o cuando medie una orden médica.

“El nuevo uniforme escolar es un paso de avance en nuestra búsqueda diaria para eliminar las diferencias de clases sociales y para fomentar la equidad. Continuamos inculcando un sentido de pertenencia e identificación atemperando el uniforme a la realidad económica de los padres y al clima tropical de la Isla”, expresó.

“Los preparativos para el Back to School representan para muchos padres gastos extraordinarios y es por ello que se busca abaratar costos con el nuevo modelo de uniforme. Además, continuamos uniendo esfuerzos con La Fortaleza para proveer artículos escolares en diferentes puntos de la Isla”, añadió Hernández Pérez.

Según datos del Instituto del Desarrollo de la Juventud (IDJ), el 57.8% de los niños menores de 18 años viven bajo nivel de pobreza y el 70.1% viven en hogares monoparentales cuyo jefe de familia es la madre.