A través del programa Nestlé Niños Saludables se convoca a las escuelas a participar de actividades físicas el viernes, 8 de noviembre

 

(San Juan) – Por octavo año consecutivo, el Departamento de Educación (DE) y Nestlé Puerto Rico lideran un esfuerzo educativo cuyo propósito es fomentar la prevención y control de la obesidad infantil en las comunidades escolares, así como la promoción de la salud y nutrición en los niños de 6 a 12 años.

A través del programa Nestlé Niños Saludables se convoca a las escuelas a participar de actividades físicas el viernes, 8 de noviembre. Ese día, explicó el secretario del DE, Eligio Hernández Pérez, las escuelas tendrán la oportunidad de celebrar alguna actividad, como bailes o caminatas, que requieran movimiento.

“Mediante los programas de Educación Física y Salud Escolar, queremos proveer herramientas y educación para que nuestros niños, y sus padres, encargados o tutores, estén conscientes de lo que comen, de la importancia del ejercicio y de mantener una vida saludable desde pequeño. Hemos trabajado varios esfuerzos en las escuelas para la prevención de la obesidad infantil y este proyecto, año tras año, forma parte de esas iniciativas”, destacó Hernández Pérez.

Por su parte, José Matos Díaz, gerente general de Nestlé Puerto Rico, precisó que el proyecto, que comenzó desde el 2011, incluye a 115 escuelas elementales de todas las regiones educativas. A esos planteles, se les provee material y módulos educativos en temas de bienestar y salud de forma integral.

“Por los pasados 8 años hemos trabajado comprometidos por mejorar la salud y calidad de vida de la niñez puertorriqueña; hoy los esfuerzos educativos del programa Nestlé Niños Saludables dan un paso más hacia la concientización de la nutrición, salud y bienestar de los niños y familias de nuestro país. Continuaremos firmes en nuestro mensaje e invitamos a todos los sectores a unirse por una niñez saludable”, enfatizó Matos Díaz.

Mientras tanto, el doctor Rafael Rodríguez, secretario del Departamento de Salud, destacó lo significativo de tener una sana alimentación desde los primeros años. “La alimentación adecuada debe comenzar en el inicio de la vida. Muchas de las prácticas que utilizan las madres para alimentar a sus hijos están basadas en viejas costumbres que han pasado de generación en generación y no tienen ninguna base científica o clínica. Debemos romper con los mitos de que un bebé o niño obeso es uno saludable. Por el contrario, la obesidad infantil está asociada al desarrollo de enfermedades crónicas que, usualmente, se veían en personas adultas y ahora las estamos viendo en menores de edad, especialmente la diabetes. El Departamento de Salud provee herramientas para promover una sana alimentación infantil a través de varios de sus programas como el Programa WIC y la Secretaría para la Promoción de la Salud, por lo que les exhortamos a que se orienten y hagan uso de las mismas”, sostuvo.

Por su parte, la gobernadora Wanda Vázquez Garced informó que “La Fortaleza se une a esta campaña, para la cual se colocaron las emblemáticas sombrillas frente al Palacio de Santa Catalina por el Mes de Orientación, Prevención, Control y Reducción de la Obesidad, dirigida a la niñez. Estamos comprometidos con ellos en promover mensajes que velen por su bienestar y salud”.

La Ley 83 del 10 de marzo de 2003 establece el mes de noviembre como el Mes de Orientación, Prevención, Control y Reducción de la Obesidad. De igual forma, desde el año pasado, se convirtió en ley la celebración del Día de los Niños Saludables, una legislación presentada por el representante Urayoán Hernández Alvarado, quien desde que comenzó el esfuerzo hace 8 años lo estableció en las escuelas de su distrito.

Una evaluación nutricional del año escolar 2018-2019, comisionada por Nestlé, arrojó que, basado en los datos recopilados en los últimos tres años, se identificó una reducción en el porciento de estudiantes con un bajo peso saludable. Igualmente, hubo un aumento en el porciento de alumnos con sobrepeso. El estudio reveló une tendencia de aumento de peso en los estudiantes entre los grados de kínder, primero, cuarto y quinto; así mismo, concluyó que a medida que los alumnos van aumentando de grado, se presenta una tendencia de aumento en las clasificaciones de sobrepeso u obesidad.